¿Recortar? Sí, pero en lo realmente prescindible

En estos tiempos de crisis, en los que según nuestros políticos hay que recortar, nuestro equipo de redacción se queda de piedra al ver la subvención que recibe la iglesia procedente del erario público, y nos preguntamos lo siguiente, es realmente necesaria dicha aportación? Nosotros opinamos que ni mucho menos es necesaria, y ahora os explicamos nuestro porque.

 

Según la constitución en su artículo 16 nombra la aconfesionalidad del estado Español, pues bien si somos un estado laico y aconfesional, porque nos permitimos el lujo de aportar a la Iglesia la friolera de 10.000 millones de euros y sin contar lo que nos cuesta cada vez que "susan" se pasea por nuestro país, y luego estamos instaurando el copago de la sanidad, permitimos que nuestros niños den clases en barracones, los dependientes no reciben la aportación que les pertenece por ley, y así podemos seguir horas y horas.

 

Desde nuestra redacción nos preguntamos porque en vez de recortar en derechos sociales que tantas y tantas reivindicaciones y manifestaciones nos ha costado, no recortamos en la aportación a la iglesia, si, a la iglesia, esa “amiga” que se lleva de todos nuestros impuestos la friolera de 10.000 millones de euros, unos 200€ por habitante, sea o no creyente.

 

Pues bien, con esto no queremos criticar al nuevo gobierno, ni tampoco al anterior, sólo que hagan una reflexión, si tanto necesitamos recortar, porque no suprimimos la aportación que se realiza a la iglesia? Si no debemos de preocuparnos, ya que la iglesia es la empresa con más recursos económicos del mundo, pueden estar tranquilos que si la gente quiere donar dinero a la iglesia tiene muchas formas de hacerlo, como por ejemplo, ir a misa todos los domingos y cada vez que se pasa el cepillo dar una generosa propina y también por ejemplo, se puede marcar la casilla de la aportación a la iglesia en la declaración de la renta, que por cierto les debe de ser beneficiosa, porque hasta se permiten el lujo de anunciarse por televisión.

 

Así que desde aquí, instamos a nuestros gobernantes que se replanteen donde y como recortar, nosotros les aconsejamos que empiecen por la subvención a la iglesia, y continúen, por ejemplo en la ayuda a los bancos, que no nos engañemos, estos no ayudan a nadie, sólo se encargar de ahogar más a las persona, pero bueno, esto es otro tema que trataremos otro día.



Miguel Angel García

 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Pavel (sábado, 14 julio 2012 08:58)

    THX for info